Pagani Digital

Archive for agosto 2009

Nota de opinión:

La importancia del triunfo de ayer fue necesaria y más para esta Selección que viene golpeada de resultados. Está claro que hubo una ausencia en el juego pero había que retemplar el ánimo. La misión era volver al contagio hacia la gente ¿por qué? Porque se viene el partido con Brasil por las Eliminatorias y la clasificación aún no está asegurada.

No es común que Rusia caiga como local y menos desde la llegada de un gran entrenador como lo es el holandés Guus Hiddink. Él mismo le cambió la imagen a un equipo que cosechaba en su haber una falta de jerarquía al funcionamiento.

Al margen de un pobre primer tiempo, donde Rusia manejó la pelota con delicadeza y presionó en todos los sectores de la cancha, Argentina encontró la llave de la victoria recién en la parte final, con jugadores que esperaban su oportunidad en el banco de suplentes.

Pero analicemos: Maradona puso en la cancha a: Andujar; Zanetti, Burdisso, Otamendi, Henize; Maxi Rodríguez, Bolatti-Mascherano; Jonás Gutíerrez; Agüero y Milito. Desde el arco la seguridad se encontró sin sobresaltos. El gol no es responsabilidad del arquero sino fue mérito de una jugada exquisita, asociado a un error en la defensa. ¿Dije defensa? Ni Burdisso, ni Otamendi transmitieron seguridad y faltaba la idea de juego en el medio. Zanetti y Heinze estuvieron imprecisos con la pelota ¿Y qué da como resultado? El pelotazo. Agüero y Milito no tenían ese acompañante que le permitía armar un ataque letal. Pero de la nada, ambos jugadores armaron un par de contraataques y el “Kun” tuvo dos oportunidades netas para anotar. Una la desvió. Y la otra se la tapó el arquero Akinfee cuando Milito esperaba por el medio. Claro que después tuvo su revancha.

Pero había dicho que el cambio recién se dio en el complemento y los ingresos de “Licha” López por Milito, Papa por Otamendi y “Cata” Díaz por Burdisso le permitió adelantarse en el marcador. Luego Dátolo ingreso por Maxi Rodríguez y la primera pelota que tocó la mandó adentro del arco. Lo que siguió fueron algunos cambios de protagonistas, la búsqueda de los locales ya sin la lucidez del comienzo y la espera del equipo argentino para intentar alguna otra contra. El gol de Pavyuchenco y el triunfo por 3 a 2 frente a Rusia resulta ser para la estadística del “Ciclo Maradona” al frente del seleccionado.

Se ganó, pero no se puede elogiar un esquema porque el juego resultó nuevamente ausente. Insisto, la falta de un organizador se nota y quizás Verón le puede dar aire al funcionamiento del equipo. Y no nos olvidemos de Messi, el as de espada.

Es importante llegar al 5 de Septiembre con una confianza reforzada ante Brasil, para abrochar la clasificación a Sudáfrica. La reivindicación está en marcha, sólo depende de ellos.