Pagani Digital

Posts Tagged ‘Torneo Argentino

Aquel buen juego que prometieron durante la semana quedó en el olvido. El fútbol se alimentó de la incertidumbre, de la desorganización y la emoción llegó sobre el final cuando Vélez finalmente consiguió ese gol que necesitaba para llevarse su séptima estrella de su historia.
El partido empezó pasadas las 15:20 (como lo es habitual en nuestro querido fútbol argentino) y terminó después de las 18 horas. En el medio se dieron situaciones impensadas. Primero, los equipos entraron tarde a la cancha. Se pelearon entre sí para saber quien debía salir primero. Luego, un gol mal anulado a Huracán por una supuesta posición adelantada. Después, la lluvia y la posterior caída de granizo que postergó la definición por 26 minutos. Tras su reanudación llegó el penal que terminó luciéndose el arquero del “Globo”, Gastón Monzón. Sobre el final del primer tiempo Matías Defederico tuvo el gol del campeonato en sus pies pero le erró al arco. En el complemento Huracán se replegó. Carlos Arano le cometió un claro penal a Fabián Cubero que el árbrito Gabriel Brazenas no vio. Maximiliano Moralez anotó el gol que le dio el título al conjunto de Liniers, luego de que Joaquín Larrivey chocará contra el guardameta Monzón. Se generó mas polémica. Las pelotas desaparecieron y las agresiones verbales se hicieron notar. Y por último la inoperancia del operativo policial que permitió el ingreso masivo de la parcialidad “Velezana” para festejar con los jugadores. En fin, un partido accidentado y eterno.
Pero analicemos al campeón. Es verdad, lo ganó Vélez sin objeciones. Las justificaciones las encontramos hacia atrás. Tan sólo sufrió una sola derrota en 19 partidos y tuvo el arco menos vencido del Clausura. Nicolás Otamendi fue la gran figura de un equipo que tuvo su gran mentor en Ricardo Gareca, el gran acierto de Christian Bassedas, “manager” del club. Rodrigo López terminó como goleador. Víctor Zapata fue una pieza clave en la mitad de la cancha. La habilidad de Moralez condecoró el ataque de Liniers. Y por último no nos olvidemos de Fabián Cubero, una actitud totalmente temperamental, como capitán alterno del equipo.
Vélez se encontraba obligado en ganarle a Huracán, un equipo que desarrolló un estilo tan caro al gusto de los argentinos-futboleros. Mario Bolatti fue el eje de sus movimientos. Javier Pastore y Defederico son dos chicos habilidosos que en la tarde de ayer poco hicieron. Está claro que el conjunto de Parque Patricios necesitaba dos resultados: la victoria y el empate. Especuló con el segundo y le salió mal.
En una final que prometía diversos condimentos futbolísticos terminamos consumiendo actitudes nefastas, en un fútbol que su cambio, por el momento, resulta muy lejano.

Aquel buen juego que prometieron durante la semana quedó en el olvido. El fútbol se alimentó de la incertidumbre, de la desorganización y la emoción llegó sobre el final cuando Vélez consiguió ese gol que necesitaba para llevarse la séptima estrella de su historia.

El partido empezó pasadas las 15:20 (como lo es habitual en nuestro querido fútbol argentino) y terminó después de las 18 horas. En el medio se dieron situaciones impensadas. Primero, los equipos entraron tarde a la cancha. Se pelearon entre sí para saber quien debía salir primero. Luego, un gol mal anulado a Huracán por una supuesta posición adelantada. Después, la lluvia y la posterior caída de granizo que postergó la definición por 26 minutos. Tras su reanudación llegó el penal que terminó luciéndose el arquero del “Globo”, Gastón Monzón. Sobre el final del primer tiempo Matías Defederico tuvo el gol del campeonato en sus pies pero le erró al arco.

En el complemento Huracán se replegó. Carlos Arano le cometió un claro penal a Fabián Cubero que el árbitro Gabriel Brazenas no vio. Maximiliano Moralez anotó el gol que le dio el título al conjunto de Liniers, luego de que Joaquín Larrivey chocará contra el guardameta Monzón. Se generó más polémica. Las pelotas desaparecieron y las agresiones verbales se hicieron notar. Y por último la inoperancia del operativo policial que permitió el ingreso masivo de la parcialidad “Velezana” para festejar con los jugadores. En fin, un partido accidentado y eterno.

Pero analicemos al campeón. Es verdad, lo ganó Vélez sin objeciones. Las justificaciones las encontramos hacia atrás. Tan sólo sufrió una sola derrota en 19 partidos y tuvo el arco menos vencido del Clausura. Nicolás Otamendi fue la gran figura de un equipo que tuvo su gran mentor en Ricardo Gareca, el gran acierto de Christian Bassedas, “manager” del club. Rodrigo López terminó como goleador. Víctor Zapata fue una pieza clave en la mitad de la cancha. La habilidad de Moralez condecoró el ataque de Liniers. Y por último no nos olvidemos de Fabián Cubero, una actitud totalmente temperamental, como capitán alterno del equipo.

Vélez se encontraba obligado en ganarle a Huracán, un equipo que desarrolló un estilo tan claro al gusto de los argentinos-futboleros. Mario Bolatti fue el eje de sus movimientos. Javier Pastore y Defederico son dos chicos habilidosos que en la tarde de ayer poco hicieron. Está claro que el conjunto de Parque Patricios necesitaba dos resultados: la victoria y el empate. Especuló con el segundo y le salió mal.

En una final que prometía diversos condimentos futbolísticos terminamos consumiendo actitudes nefastas, en un fútbol que su cambio, por el momento, resulta muy lejano.

Anuncios

Pagani en Twitter

Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

octubre 2017
L M X J V S D
« Jul    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031